sábado, 17 de diciembre de 2011

238.- Aldea de Espinedo (Salas - Asturias)



238.1.- Aldea de Espinedo (Salas - Asturias).

Espinedo es una aldea del concejo de Salas, compuesta por media docena de construcciones y que, ya es mala, está dividida por la Carretera N-634, la que ahora suple la Autovía A-63. En realidad la calzada únicamente segrega la ermita de San Ramón del resto de edificaciones. Pequeña iglesia que no se donde conseguirá los feligreses, pero que luce campanario con campana en la pequeña espadaña coronada con una cruz de Malta. También es cierto que se trata de una iglesia pequeña, tal vez más orientada a la devoción hacia un santo local que a los oficios religiosos. Asturias es, como Galicia, un laberinto de poblaciones, minúsculas aldeas agrupadas en municipios, de límites difusos y donde los nombres de los parajes y los lugares se repiten para aumentar la desorientación del visitante. Hay varios Espinedos más en el Principado. El edificio principal tiene un soportal con columnas de fustes lisos. Reconozco que me impresiona. Parece abandonado. Ningún coche en el entorno, indicio que lo corrobora. Pasear por su entorno es complicado porque la carretera N-634 tiene un tráfico ligero pero constante, pasan coches cada pocos minutos y no hay espacio entre la calzada y los edificios.



238.2.- Panera de Espinedo (Salas - Asturias).

La última construcción, algo retranqueada respecto del resto, con la fachada algo retrasada e imposible de ver por tanto en la imagen anterior, portaba una panera sobre su techo, de madera, sostenida sobre 8 pegollos. Entre la panera y el techo del edificio había ropa tendida, descartando el abandono de la minúscula aldea. Durante las obras la autovía pasaría cerca. Como medida preventiva se contemplaba el jalonamiento del bien de patrimonio etnológico para evitar el acercamiento de la maquinaria, aunque se hace difícil entender con que fin. Solo embistiendo el edificio inferior se podía dañar la panera. Pero escrito en un informe queda mejor que bien.



238.3.- Cauce del Río Nonaya a la altura de Espinedo (Salas - Asturias).

A medida que avanza el día las nubes van levantándose y deja de llover. Solo en las cumbres de los altos que cierran el valle quedan nubes a la altura del arbolado. El río presenta una vegetación de ribera que casi parece exceder por su densidad e importancia a la categoría del río. Solo se ha respetado la vegetación de ribera a la hora de crear el prado, que aparece perfecto en la imagen, impoluto, una manta verde uniforme, sin una sola mala hierba o atisbo de matorral. Esto solo ocurre en Asturias. En la ladera contraria el castañar parece dibujar una cúpula al pie de la pendiente. Hay más desorden en el bosque del que suele verse por estas tierras, zonas pardas de matorral, tal vez ericoideas, que rompen su uniformidad. En la cúpula tres ejemplares se alzan de puntillas para escapar del dosel del bosque, como nadadores que ganan la superficie del agua y al fin pueden respirar. Parecen pinos aunque la distancia no me permite asegurarlo. Tienen copas diminutas. Todas las hojas de un árbol ensombrecidas por los árboles próximos son carga inutil.

1 comentario:

  1. Se trata de una capilla o ermita, no una iglesia. Dudo que consiga feligreses de ningún sitio porque está en ruina y su interior está destrozado.

    ResponderEliminar